Tags

, , , , , , ,


De viernes a miércoles ya se había ido la luz 3 veces en Margarita  (estando mi familia en el apartamento, lo cual es poco). Uno escucha de los apagones en el interior, pero cuando los sufres es inevitable agarrarse una calentera descomunal. Estamos hablando de un servicio básico como la electricidad.  Se me ocurren pocas cosas más emblemáticas del subdesarrollo que estar sin luz constantemente. Uno pensaría que estando en el 2011; ya este tipo de dificultades deberían haberse quedado atrás en el siglo XX. Estar sin luz hace que la producción sufra muchísimo, y en turismo también! Es patético irse a tomar un café y que te digan que no te lo pueden dar porque no hay luz con que prepararlo.

Más patético y subdesarrollado es que le preguntes a una niñita de 7 años que se acaba de mudar a Margarita, por qué le gusta más Margarita que Barinas y que la respuesta sea: “Me gusta más porque aquí la luz no se va…tanto”. Al escuchar ese tipo de testimonios uno ya no sabe que pensar. Es increíble a lo que hemos llegado. Algo tan básico como la luz. Escuchas promesas del gobierno de transformarse en potencia, protegerse del imperio, aumentar la calidad de vida de los venezolanos, construir 2 millones de viviendas y ni siquiera pueden garantizar que haya electricidad? No me jodan.

Mi indignación viene estando solamente 1 semana con cortes y apagones, una situación a la cual no estoy acostumbrado en Caracas. Tan solo me puedo imaginar la ira de los habitantes de la Isla que además de padecer una gran baja en turismo por el estado de las vías hacía Oriente, la inseguridad, lluvias, inflación y control cambiario, ven como su calidad de vida se van al traste al no tener ni siquiera electricidad para sus actividades del día a día. Patético nuevamente. Subdesarrollo en su máxima expresión.

Pero el miércoles ya no me tuve que imaginar el malestar de los margariteños, porque lo vi. En la vía a Playa Punta Arenas la gente se hartó de los apagones, de que sus neveras se dañaran, de que las cosas no funcionen y que sea casi imposible trabajar o producir y decidió tomar cartas en el asunto. Al igual que pasará en Machurucuto, la gente decidió montar una barricada y prenderle candela a los cauchos. La gente está molesta. Ya están hartos de tanta habladera de paja y que no se cumpla lo básico.

Sin ningún tipo de organización y con solo un sentimiento en común, la carretera empezó a arder y la vía se tranco. No importa que llegara la GNB, porque al igual que la mayoría de los que nos vimos afectados por la tranca, entendemos por lo cual los habitantes protestan y no podemos decirle que no estén molestos ni que no protesten. Es por algo básico para vivir: la electricidad. Ya las manifestaciones no son solo de los estudiantes y una parte de la sociedad civil por cosas que, aunque igual de importantes, son más abstractas como la libertad de expresión. Empieza el verdadero “pueblo” a molestarse y armar sus guarimbas. Veamos qué pasa.

El país va en 5ta velocidad al desastre y solo cuando ya es inevitable tapar con discursos, palabras o chequera la negligencia, mentiras e ineficiencia es que la gente se molesta. En menos de una semana ha presenciado dos protestas (fuertes) en 2 partes completamente distintas del país y me alegra que la gente por fin se haya cansado y empiece a molestarse. Esperemos que esta vez derrotemos como pueblo nuestra memoria a corto plazo y sepamos diferenciar entre populismo y realidad. Recuerden los apagones, los muertos, la inflación y como nos vamos para el carajo a la hora de votar.

Por supuesto, este post fue escrito en uno de esos momentos donde, para variar, no había luz.