Tags

, , , , , , , ,


Sabemos que este post será polémico. Antes de que empieces a leer; recuerda mantener la mente abierta. Lo que queremos exponer es una idea; su aplicación es otra cosa.

Cada vez que el populismo  o resultados electorales que nos parecen absurdos e irracionales triunfan; es inevitable que se nos ocurran ideas, como por ejemplo, restringir el voto. Entre los requisitos que se nos han ocurrido estarían: nivel educativo, edad, que pague impuestos, entre otros.

Sin embargo, esto no solo supone una fuerte discriminación ante algo que es un derecho, sino también no resuelve los problemas del populismo, la ignorancia, irracionalidad o incluso estupidez.

Es común, al pensar sobre elecciones o democracia, partir de la premisa, que a todo el mundo le debería interesar votar o saber por qué esta votando. Sin embargo, esto no es ni debería ser así.

Cuando algo es gratis, es decir no hay costo, la gente suele tomar decisiones solo porque puede hacerlo, no porque de verdad le interese. En la vida cotidiana lo podemos observar cuando están dando muestras de algún producto, como chocolates, que la gente los toma sin de verdad quererlos ‘solo porque es gratis’

Se puede evitar, o al menos reducir significativamente, el voto desinformado, desinteresado o influenciado por populismo, al asignarle un costo monetario. Este costo debe ser lo suficientemente bajo para que todo el que quiera -y lo considere importante-  pueda pagar su derecho a voto; llevando así a que solo los que les interese votar, lo hagan. En otras palabras privatizar -en un sentido amplio de la palabra- el voto.

Al existir un costo monetario en el hecho de votar,  aumentan los incentivos para que Todo el que vaya a votar busque así la mayor cantidad de información posible  para sacarle el máximo provecho a su dinero.

Que el voto tenga un costo monetario –por muy bajo que sea- más allá de todas las consecuencias que trae la elección que se está haciendo,  hace que para que alguna persona vote por un ideal o persona tiene que estar lo suficientemente convencido e informado como para invertir en el.

A las personas que no les interesa la política, que no quieren dedicar su tiempo a recolectar información, o que simplemente todo les da igual (y recordemos que no es algo malo que sea así) no usaran su dinero para participar en un proceso sobre el cual son indiferentes.  Lo invertirán en algo que les traiga mayor utilidad o consideren más importante. La participación ciudadana es importante, pero tampoco se puede insistir tanto en que la gente vaya a votar si lo que causa es un voto desinformado, que no refleja las verdaderas preferencias del elector.
Podría ser argumentado, que siendo el voto un derecho debería ser gratis; sin embargo como el acceso a internet -recordemos que hace poco fue considerado un derecho humano- no significa que tiene que ser gratuito.

El tener que pagar para votar trae también otras ventajas significativas. Entre estas están los ingresos para el órgano electoral que se podría mantener a sí mismo. Esto evitaría el conflicto de intereses al no depender de un órgano central, siendo así mas transparente todo el proceso.

Para concluir, queremos recalcar que el costo del voto no es para discriminar sino para  revelar las verdaderas preferencias del electorado, dándole más honestidad y eficiencia al proceso
democrático.

Este post es meramente para el debate ideológico y por la propuesta de una nueva idea que haga la democracia más eficiente; para el caso de Venezuela hay muchos factores que tomar en consideración y no necesariamente consideramos que sea aplicable al momento, si bien sería beneficioso para una democracia contar con las ventajas expuestas anteriormente.

P.S: nos encantaría escuchar sus comentarios. Estamos abiertos a
comentarios y discusión.

Att, Rosas Bros.