Tags

, , , , , , ,


Esta semana se cumplen 10 años de una semana que verdaderamente revolucionó el país. Una semana donde los eventos trajeron para toda la población inmensas alegrías o tristezas, depende de la orientación política el orden de las emociones.

A pesar de tener sólo 12 años, recuerdo con muchísima claridad los eventos del 11 de Abril. Como una marcha que terminaría en PDVSA, en Chuao, por el propio furor y emoción de la gente, decidieron ir literalmente a pedirle el cargo al presidente. Ese fue el punto de quiebre donde todo salió de control.

A muy pocas cuadras del poco protegido Palacio de Miraflores, en el Puente de Carmelitas o mejor conocido como Puente Llaguno, veía por televisión en Vivo como personas identificadas con el gobierno disparaban contra manifestantes donde había jóvenes, mujeres y personas desarmadas de la sociedad civil. El famoso llamado de Freddy Bernal de “defender la revolución a toda costa” fue acatado literalmente. El resultado en el momento 19 muertos y más de 150 heridos (según el diario El Nacional). 10 años después, varios pistoleros reconocidos por todo el país, ya que fueron filmados asesinando gente, están libres e incluso algunos (como Richard Peñalver) ostentan cargos públicos. Por el contrario, los dirigentes de la Policía Metropolitana están condenados a 30 años de prisión aun cuando anunciaron que no podían garantizar la seguridad si la marcha se dirigía hacia Miraflores.  Poder Judicial transparente? No lo creo…

En medio de los eventos de Puente Llaguno, el presidente decide encadenarse en Radio y Televisión, a lo cual los medios deciden transmitir la cadena y los eventos simultáneamente. Ven alguna diferencia entre las acciones de Chavez con Al-Assad o Gadafi? Yo la verdad es que no.

Fueron necesarios 19 muertos para que un grupo de militares decidieran actuar de manera medianamente racional y rehusarse a implementar el famoso “Plan Avila” y retirarle el apoyo a un presidente que lejos de proteger a los venezolanos, buscó ocultar una masacre. Lo que vino después es algo que nunca quedará del todo claro. Siempre se debatirá sobre si fue un golpe o no, pero el caso es que en mi memoria siempre quedará grabado aquel momento donde el Sr. Lucas Rincón pronunciará la famosa frase “…la cual acepto” y al día siguiente vendría Carmona. La alegría era inmensa. Chavez se había ido y fue sacado por el mismo pueblo que lo puso ahí. Más de 1 millón de personas en Caracas manifestando, con alegría, fuerza y convicción.

Recuerdo del 12 haber ido a una misa enfrente a PDVSA en Chuao y a mi madre diciéndome “hoy es un día histórico”; y lo fue, aunque creo que nunca como ella se lo espero. Para aquel entonces no entendía mucho porque el presidente de Fedecamaras era quién asumía la presidencia de la República y no entendía porque lo primero que hizo fue quitar lo de Bolivariano al nombre del país. La verdad es que 10 años después, sigo sin entender como Carmona logró tomar tan malas decisiones como para permitir sembrar dudas tan fuertes en las Fuerzas Armadas, que decidieran traer de vuelta a Chavez al día siguiente. Esto de que un presidente salga y a los 2 días vuelva es algo que solamente puede ocurrir en la ficción, alguna república bananera y el país de lo imposible: Venezuela.

El 13 de Abril de 2002 será uno de esos días que uno guarda como oscuros en la memoria. Vuelve un personaje a la presidencia que intentó dar un golpe en el 92’ y recibió un derrocamiento 10 años después.

10 años después tenemos al mismo presidente. Un presidente que intento dar un golpe de estado hace 20 años y que intento –dicho sea, abusando de su poder sobre los medios- tapar una masacre a civiles por parte de grupos irregulares armados identificados con su gobierno. Tenemos un sistema judicial que no logra enjuiciar a unos pistoleros con evidencia…en TELEVISIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL pero que condena a 30 años a los policías que intentan evitar la masacre. Solo recordando ligeramente el 11 de Abril, no encuentro manera racional de ser partidario del gobierno y aun así el gobierno nacional solo ha perdido en 2 ocasiones. La oposición de verdad hizo un gran esfuerzo en destruir con los pies todo aquello que había construido con las manos y es evidente que aún tenía mucho que madurar (será este 2012 el momento ya?). Pero sin duda alguna el pueblo venezolano olvida muy rápido o es muy pendejo.

Los sucesos de Abril de 2002 son un perfecto reflejo de lo que ha sido el país desde que yo tengo uso de memoria: un caos. El gobierno de 2002 – mucho menos macabro que el que tenemos en 2012- resulto ser inescrupuloso y malvado y aun así sigue en el poder. La oposición de 2002 demostró que no estaba preparada para asumir nuevamente el poder y que el mismo odio, persecución y poca democracia que tanto criticaron del chavismo, ellos mismos lo compartieron en sus breves horas de gobernar.

10 años después quedan muchas preguntas por responder y está más vigente que nunca un lema alguna vez famoso : “Prohibido Olvidar”.