Tags

, , , , , ,


Cada vez que lleno el tanque de mi carro, me sigo asombrandopor lo absurdo del precio de la gasolina. Con 3 bs puedo echar más de 30 litros de gasolina (un tanque) mientras que un refresco de 355ml te cuesta alrededor de 10 bs y un café entre 8 y 10 Bs. No tiene ningún sentido.

Desde el  ’89 no se ha aumentado el precio de la gasolina o siquiera vislumbrado. Es uno de los grandes tabúes que tenemos en el país con el recuerdo del “Caracazo” aún fresco. En política, subir el precio de la gasolina esta visto como una guillotina. Incluso Capriles ya declaró que no aumentaría el precio de la gasolina.

Sin embargo, consultando entre varias personas de distintas edades, entornos, especialidades sobre si se debería o no aumentar el precio de la gasolina, el consenso es que no se debería aumentar el precio de la gasolina por sus grandes implicaciones económicas. Veamos porque esto es completamente falso.

En un país con una inflación rondando el 30% por más de 10 años y con 30 años con inflación en más de 2 dígitos…Ya van más de 20 años sin siquiera 1% de aumento. ¿Es de locos pensar un aumento? Aquí va el primero de varios absurdos.

Recientemente pregunté en una gasolinera cuanto gastaba un autobús (camionetita) en llenar su tanque. La respuesta: alrededor a 6 Bs porque usan gasoil. También preguntando cuantas veces llenaban el tanque diariamente, la respuesta fue 2 tanques. Esto nos da que trabajando 5 días a la semana se gastan un total de 60 Bs semanales en gasolina (12Bs Diarios * 5 días). Supongamos que el conductor toma café 2 veces al día, uno muy temprano en la mañana y otro después de almuerzo. Con el café –guayoyo- en 6 Bs, se gasta lo mismo en café que en gasolina. Segundo absurdo. La gasolina de todo un mes equivale a 3 pepitos en Las Mercedes.

El subsidio a la gasolina es uno de los más regresivos de todos los subsidios. Financian mayoritariamente a todos aquellos que tienen vehículos (estratos socio-económicos más altos), para quienes un aumento de 3 Bs a 6 Bs el tanque no representaría en lo absoluto un duro golpe para sus presupuestos. Tercer absurdo.

Actualmente, el gobierno nacional invierte más dinero en subsidiar a la gasolina que en educación. Creo que este es el mayor absurdo de todos. Las prioridades evidentemente están distorsionadas, si un país petrolero debe destinar más recursos a subsidiar la gasolina –en buena parte importada-  que en formar las generaciones que se harán cargo del país. Sin no se subsidiase la gasolina, jamás tendríamos que escuchar la frase “presupuesto justo” o que hace falta dinero para construir escuelas o mantener el comedor.

Duplicar el aumento de la gasolina no tiene prácticamente ningún efecto económico. Un aumento de 100% en el precio de la gasolina, no va a aumentar 100% el pasaje, la canasta básica, sueldos o todo lo que para su transporte u elaboración requiera de gasolina; es más, transfiriendo este aumento a los pasajeros, el aumento por pasajero sería tan bajo que probablemente salga más caro imprimir el anuncio del aumento que el aumento en sí.

Sin embargo, marcados por un evento histórico como lo fue El Caracazo , nadie se atreve de hablar siquiera de un aumento a la gasolina. Sólo imagínense cuánto dinero se ahorraría el gobierno si tuviese que financiar 3 bs menos a cada uno de los conductores cada vez que echan gasolina. Pero no seamos tan conformistas, imagínense ese dinero invertido en seguridad, educación, deporte, salud….

¿Imposible aumentar la gasolina? No creo. Falta de coraje y de buenas comunicaciones. Y hasta que no lo tengamos, seremos el país con la gasolina más barata del mundo –por mucho- y seguiremos gastando millones en un impuesto regresivo. Si hasta Irán pudo, ¿Por qué nosotros no?