Tags

, , , , , ,


Llevamos una nube desde hace más de un mes que se ha transformado en miedo ante la abstención para las próximas elecciones. Muchas veces identificamos la amenaza y simplemente la luchamos con ferocidad, eficiencia y apuro para evitar el nuevo ataque del gobierno contra nuestras libertades, negocios, integridad, usted nombre cualquier cosa que de 

seguro el gobierno la ha intentado atacar.

Protesta Venezuela

Miles de activistas nos levantamos cada día haciendo de tripas corazón y trabajamos, soñando despiertos, porque sabemos que hay una manera de hacer las cosas. Sin embargo, vemos que en la población general (o al menos en los ambientes donde uno se mueve) reina un desánimo 

inmenso y el riesgo de perder espacios ya ganados viene por gente que no quiere o no irá a votar. Inaudito. Haciendo gala de nuestra corta memoria histórica, se nos olvido como entregamos el país en 2005. Hoy tenemos esa sombra nuevamente encima, sin embargo, creo que hemos madurado como oposición y  sociedad y esta vez no sucederá…

Los argumentos que se escuchan es por el guayabo electoral, porque no se gano, etc pero creo que estamos pecando de superficiales y hay que ver un poco más allá. Evidentemente millones de esperanzas fueron derrumbadas recientemente, esperanzas apuntando por primera vez a ver 

un triunfo no como evitar algo sino como proponer algo; algo que quizá suene a sutileza pero va mucho más allá. Llevamos demasiados años ya teniendo como principal objetivo “defender los espacios” o los derechos, la libertad, y un sinfín de cosas, pero el problema radica ahí: defendiendo.

Una defensa siempre es para evitar algo malo y cuando se logra la sensación es de alivio y coraje, pero jamás de ilusión. Es normal que la gente se canse de sentirse siempre amenazada y trabajando incansablemente para mantener un status-quo y nunca para mejorarlo; son muy 

pocos los casos donde el trabajo es para mejorar las cosas, pero siempre nos hemos visto obligados a defender y a ir en contra del gobierno, nunca a favor del progreso o el desarrollo.  Y 

eso cansa.

Claro que cansa! Estamos en un maratón mortal, defendiéndonos del estado comunal, 

defendiendo la libertad de expresión,  derechos tan básicos como la no-discriminación, respeto a la diversidad etc. Y si seguimos enfrascados en defender y no en crear, tenemos un corredor enfrente con mucha resistencia y nosotros muchos corredores con capacidades de hacer cosas extraordinarias pero en distancias cortas.

Las instituciones hacen que todos los incentivos sean de resistencia y no de creación, pero creo que podemos ir un paso más allá, verdaderamente seguir construyendo y no sólo evitando destrucción. Pensando no sólo en un objetivo electoral, sino en un objetivo de gestión o creación. 

La resistencia es clave y fundamental. Sin resistencia, no queda más que apagar las luces y rezar, pero hay que encontrar la manera de moverse más que por miedo, por una ilusión. El miedo te permite hacer cosas extraordinarias en momentos dados, pero la ilusión te permite ser extraordinario en todo momento. Yo este 16 de Diciembre no voy a votar protestando o para 

conservar un espacio y repeler un estado comunal, voy a votar para crear un estado mejor.

 

Este país esta lleno de personas agotadas de protestar y de divisiones, pero también lleno de personas con sueños intactos de un país mejor…y dispuestas a demostrarlo.