Tags

, , , , ,


Hay preguntas que son como el río, que aunque se alejen por un rato siempre vuelven a su cauce. Cómo superar la pobreza? es una de esas.

Así como cuando salimos de Caracas nos imaginamos todas las autopistas que se pudiesen hacer, los trenes, industrias y en general todo lo que se puede hacer que no se está haciendo, en Caracas siempre me pregunto: Cómo superar la pobreza?

En foros, discusiones e incluso la academia, siempre decimos que la salida a la pobreza es a través de la educación. La mayoría entiende algo así como que la pobreza es proporcional a la cantidad de escuelas y calidad de los profesores que tenemos. En principio creo que nadie está en desacuerdo, pero creo que es una respuesta muy simple y que hay mucho más. La educación sin duda que sirve en un entorno donde se premie la educación; pero qué se hace cuando no es así?

Me atrevo a decir que en Venezuela, en muchísimos casos el título de “primo” o “cuñao” pesa mucho más que el de “bachiller” o “técnico”. En una sociedad sumamente desconfiada premiamos mucho más al señor de confianza por encima de uno que puede ser probablemente mejor pero por no ser conocido, inmediatamente descartamos. Los incentivos a estudiar son muy bajos cuando una

glock pesa más que una ley, cuando un celular suele ser más significativo que saber un idioma, la moto conquista más que el libro, cuando premiamos al guiso y vemos al gallo como un fracasado

Por si fuese poco, todos esperamos hacernos millonarios de un día para otro, de que nuestro éxito depende de un tercero [ganar un contrato con el gobierno, que me asignen CADIVI, etc] y que una parrilla o un whisky puede pesar más que una investigación. La vía rápida [no siempre correcta u honesta] está glorificada mientras que la constancia es vista como estancamiento. No hay que ver mucho más allá de un ejemplo sencillo donde se suele ver  al que estudia y saca buena nota como mucho menos meritorio respecto al que estudió el día antes y logro sacar el 10.

La educación sin reconocimiento al logro es como estudiar un contenido de una materia que no será preguntado en un examen. No hay incentivos para que suceda. En Venezuela, el Estado ha hecho un gran esfuerzo en resaltar porque estudiar es perder el tiempo y lo digo a todos los niveles. Si nuestro ex-canciller (ahora vicepresidente) no sabe ni hablar inglés ni tuvo que estudiar nada relacionado a

temas internacionales, para que voy a invertir tiempo en una carrera o en aprender ingles? Es más sencillo serle fiel a una ideología. Si para recibir una pensión tengo que únicamente ponerme unas camisas regaladas y decir que amo a una persona, porque invertir tiempo trabajando o estudiando? Si puedo pedir una vivienda al gobierno y me la dan, para que ahorrar? Quizá este abusando de los ejemplos, pero me pregunto: vale la pena estudiar si eso significa dejar de ganar dinero de otras maneras? Vale la pena si mi primo me puede conseguir un trabajito por ahí? Hay incentivos para estudiar cuando significa ser la excepción? Vale la pena las horas de cola, las fiestas pérdidas y el sacrificio en general?

Contamos con una de las tasas de embarazo precoz más altas de Latinoamérica [muchas veces esto puede servir de vía para ascenso social], servicios públicos severamente deficientes y unas circunstancias que hacen que el día a día realmente nos consuma, por sólo mencionar algunas cosas. El costo de oportunidad es cada vez mayor y las tentaciones a dejarlo son muy altas. La diferencia entre ser bachiller o no es lo suficientemente grande para que valga la pena todo el sacrificio? Mucha gente ha respondido que no.

Cambiar balas por libros y gritos por acuerdos es imperante. La educación definitivamente nos prepara para superar la pobreza…pero deben existir los incentivos adecuados para que estudiar valga la pena para la mayor cantidad de gente posible. Transformemos lo que enseñamos pero también enseñemos a transformar.