Tags

, , , , , , , , , ,


3 de Diciembre 2012. Una noticia que ya siquiera alcanza el titular destaca: 526 muertos en el mes de noviembre de manera violenta.

526 en Noviembre y en Caracas 26 solamente el primero de Diciembre. Esos datos no indican una política fracasada sino un Estado Fallido. No me entra en la cabeza como Tareck, Diosdado, Jaua y todo el equipo de gobierno/candidatos/partido del Estado pueden dormir tranquilos y más aún cómo lanzan una campaña de ponerle corazón a Venezuela y misiones para “vivir viviendo” (existe alguna otra forma de vivir?) y la “Gran Misión a Toda Vida”. El concepto de sinvergüenza completamente ejemplificado en esta gente.

De nuevo la pregunta: cómo llegamos aquí? Una pregunta bastante complicada de responder pero que sin duda encuentra parte de la respuesta en los incentivos que da el propio estado y que constantemente los alimenta. A continuación varios ejemplos para explicar mi punto.

Ivan Simonovis, comisario de la extinta Policia Metropolitana con experiencia en Caracas, EEUU, Alemania y Francia (incluso Quantico del FBI), probablemente la persona más apta y competente en el país para ejercer el cargo, actúa de manera correcta en un evento de suma violencia y confusión (Abril 2002) y pasa por el juicio más largo –y probablemente de los más atípicos y sin duda injusto- en la historia de Venezuela para ser condenado en Cadena Perpetua junto a otros comisarios. Vamos a ponernos en los zapatos de un comisario con amplia trayectoria y experiencia. Tomaría usted algún cargo dentro de una policía para correr el riesgo de que lo enjuicien por intentar impedir un asesinato a manifestantes pacíficos, por ejemplo? La respuesta creo sería no y así no es de extrañar que las cabezas de las policías estén lejanas a la calidad que pudiésemos esperar y exigir. Lealtad antes que calidad en todo momento, una constante de la revolución.

Richard Peñalver, concejal metropolitano, después de haber estado preso únicamente 3 meses por haber asesinado a varias personas con evidencia en televisión nacional, testimonios y evidencia de sobra. Cuál fue el veredicto de la justicia sobre él? Condecoración como uno de los héroes de la revolución. Vamos a ponernos en los zapatos de cualquier malandro con algo de ideología política (o sin tenerla también). Dejaría usted de matar para lograr sus objetivos [frenar una manifestación pacífica, robar, etc] si aunque exista evidencia sólida y todo el país – y el mundo- sepa que usted es un asesino, sabe que no lo van a meter preso? Los asesinos de 526 personas no dejaron de hacerlo. Justicia política más no penal, una constante de la revolución.

Franklin Brito, un agricultor normal y corriente, expropiado. Muerto de hambre….literalmente, por reclamar unas tierras suyas que fueron expropiadas sin justificación alguna. Aquí no hay mucho más que decir, la muerte de Brito pesa directamente sobre el presidente, el ministro Loyo y todo el aparato judicial que no quiso atender una queja enteramente legítima. Sucede lo mismo con invasores o personas que ocupen [roben] territorios de “oligarcas”, “latifundista” o en general cualquier propiedad o terreno que se hayan ganado y no que haya sido entregado por el gobierno. Veamos los zapatos de cualquier persona que tenga una queja ante algún tribunal. Emprendería usted algún tipo de demanda protegiendo sus derechos? Ya vimos que le paso a Brito. Obediencia por encima de la lógica y la razón, una constante de la revolución.

Maria Lourdes Afiuni. Jueza que decidió liberar a Eligio Cedeño por considerarlo inocente cargando por ello con la consecuencia de ir a prisión [INOF] donde fuese violada y al denunciar la violación, ser acusada de difamación y locura; con un proceso legal abierto en su contra. Nos podemos esperar jueces honestos que liberen a quienes consideren inocentes sin tener que ver si está en una lista o no? Pongámonos en los zapatos de un juez. Seguiría usted su propio criterio para dictar sentencia contra una determinada persona o consultaría “la lista” o sus superiores primero? Por lo que muestra la justicia venezolana (a todos sus niveles) pareciera predominar “la lista”. Terror para aplacar el honor, una constante en la revolución.

Son 526 muertos en un mes por falta de policías, una cultura de violencia, mucho dinero en la calle y mil razones más que se pueden enumerar; pero gran parte del problema es que el Estado Venezolano no únicamente ha dado luz a que así sea, sino que ha garantizado que no haya ningún tipo de consecuencias en ello. “Lo único necesario para que el mal triunfe, es que los buenos no hagan nada” decía Burke. Aquí los buenos que han hecho algo han terminado presos o asesinados. Son 526 muertos en sus manos, señores del estado.