Tags

, , ,


Las próximas elecciones municipales están a pocos meses de realizarse, para unos son elecciones importantes por varios motivos. Para otros no representan nada, inclusive hasta el punto de coquetear con la abstención puesto que ya no encuentran esperanza alguna en los procesos electorales.

Para este artículo centrémonos en el universo de electores opositores para quienes las elecciones tienen algún significado. Basta observar alguna de las declaraciones de los líderes de la MUD para encontrar no una sino múltiples maneras de entender cuál es la importancia de los venideros comicios. Desde mi punto de vista, la alternativa democrática ha fallado en su labor de enviar un mensaje concreto y definitorio sobre cuál es el objetivo principal que se quiere alcanzar con estos comicios. Esto en el fondo puede ocasionar que el público opositor se sienta desorientado ante lo que dicen sus dirigentes.

Por otra parte el discurso hace difícil la coordinación y movilización de masas debido a que carece de un objetivo central que invite al activismo político. Si a ello le sumamos el desánimo que se puede apreciar entre la población opositora, la cual esperemos se anime más una vez que el jolgorio de las campañas electorales inicie, entonces el resultado podría ser un coctel peligroso de abstencionismo. Examinemos brevemente algunas de las posiciones de algunos dirigentes opositores.

Para Capriles las elecciones son un plebiscito de lo que ocurrió el 14-A. Lo ha tenido claro desde los días posteriores a las presidenciales. En su discurso ese es el objetivo primordial. En teoría más allá de que determinado candidato a alcalde en “X” municipio sea bueno o no, lo fundamental no son los problemas locales sino hacerle saber al gobierno que la oposición es mayoría y hacer más evidente que lo que ocurrió en abril fue fraude. En resumen, el propósito de las elecciones municipales no es su razón de ser, es decir, elegir a un nuevo alcalde para tu comunidad o volverle a dar el voto de confianza al antiguo, sino dejar eso en segundo plano y pensar en estas elecciones como unas semi-presidenciales.

Para partidos como AD esta aproximación al 8-D no tiene validez. El tema de la ilegitimad del gobierno prosigue a través de la impugnación hecha a la CIDH. Para ellos las elecciones tienen que ver con los problemas que afrontan los ciudadanos en su comunidad por lo tanto lo importante es que la gente salga a votar en consecuencia, elegiendo a alguien competente para que resuelva las ya generalizadas deficiencias que afrontan casi todas las alcaldías del país.

En el caso de otros personajes, como María Corina Machado, más allá de lo que signifique el 8-D, la vista de este grupo está puesta en soluciones más radicales como la convocatoria a una Constituyente a futuro e insisten en el tema de que hay que dar muestras de descontento (pacíficas en teoría) y que por ello hay que organizarse y salir a la calle. Leopoldo López, aunque no es de la tesis de Constituyentes, sí es constante en el llamado a organizarse para ponerle coto al abuso por la inflación, inseguridad, escasez, deterioro de la calidad de vida, etc.

Entonces tenemos una variedad de mensajes que pueden confundir o chocar incluso entre sí. Esto podría proyectar una imagen de descoordinación y poca claridad en los objetivos de la MUD que puede causar desconcierto y hartazgo entre su propio público.Espero que esto no repercuta negativamente en las próximas elecciones, que pienso serán importantes para futuras etapas (como las legislativas por ejemplo), y sobre todo en momentos donde el chavismo enfrenta también sus propias dudas y descontentos.

En todo caso ¿para ti que representan las municipales?