Tags

, , , , , , , ,


Devaluacion¿Qué es una devaluación? Una devaluación es –cuando existen tipos de cambio fijo (ej: Venezuela)- una pérdida en el valor de la moneda local frente a la moneda extranjera. En palabras sencillas, si con Bs 6.3 compraba 1$, tras una devaluación de 80% necesito Bs11,3 para comprar el mismo 1$. Tu dinero en bolívares compra menos dólares.

¿Por qué los gobiernos devalúan? En el caso venezolano, el gobierno genera buena parte de sus ingresos en dólares pues el petróleo es vendido a socios extranjeros en esa moneda. Sin embargo, cuando el gobierno paga a los maestros, policías, funcionarios públicos lo hace en bolívares, al igual que buena parte de sus actividades. Una devaluación hace que, por ejemplo, el gobierno pase de recibir Bs.630 por un barril de petróleo a 100$ a recibir Bs.1.130. En dos platos: la cantidad de dinero disponible para el Estado aumenta –instantáneamente- 80%. Ojalá sucediese así con nuestros ingresos.

¿Qué consecuencias trae una devaluación para el ciudadano de a pie?

Son muchas las consecuencias –directas e indirectas- de una devaluación. Lo que sí es seguro es que nos afecta a todos. Aquí algunas consecuencias directas:

1)      Mayor inflación: Si un producto era importado a Bs.6,30 por dólar y ahora se importa a Bs. 11,30 por dólar y sigue costando los mismos dólares, aumentará su precio. Siendo SICAD el mecanismo de asignación (esperaremos la gaceta) de divisas, es lógico y racional que aunque se importe a Bs.11,30 por dólar se venda mucho más caro. Las asignaciones de SICAD ni son constantes, ni fiables. Ojo, son muchas las razones por las cuales una devaluación impacta sobre la inflación, esta es tan sólo una.

2)      Mayor gasto público. Imagínense el gobierno con 80% más de Bs. Provenientes de la renta petrolera. No hace falta explicar mucho que pasará

3)      ¿Mayor producción y exportaciones? Lo puede decir Ramírez, Maduro o Mandraque El Mago. Bs. 11,30 sigue sin ser una tasa a la que podamos competir con el resto del mundo y no se sabe cuánto durará ya que será un “sistema de bandas”. Me atrevería a decir que durará. Aún a Bs.11,30 seguirá siendo más barato importar por lo que no aumentarán significativamente las exportaciones no petroleras. Contrario al discurso oficial, seguiremos siendo un “país rentista”. Me pregunto: ¿qué tiene de malo ser un país rentista? Habrá que preguntárselo a los Noruegos o los Emiratos Árabes.

4)      Más corrupción. El hecho particular de esta devaluación es que además aumenta la discrecionalidad del Ejecutivo en la asignación de las divisas. El Estado decide directamente a quien darle o no divisas y con ello decide a que empresas deja sobrevivir y cuáles no. Recordemos que casi todo lo importamos porque el gobierno ha causado –con tasas artificiales- que sea más barato. Los mecanismos de asignación de CADIVI ya eran de por sí bastante oscuros y no tenían parámetros claros de asignación. No hay una respuesta fundamentada de por qué una empresa sí recibe divisas y otra no, dedicándose las dos a la misma actividad. Lo pueden llamar Centro de Comercio Exterior, Sitme o SICAD, pero donde hay discrecionalidad hay corrupción. Hay incentivos para que así sea.

Estas son algunas consecuencias sin ser de carácter exhaustivo.

Entre líneas

Los famosos 42 mil millones de dólares que tiene el gobierno del “presupuesto en divisas” significa que hay una cantidad finita que el gobierno destinará a importaciones y en entrega de dólares. El problema en Venezuela nunca ha sido verdaderamente la devaluación per se sino los controles asociados. Aunque usted tenga el dinero para adquirir las divisas a tasa oficial, no puede. Bueno, con el nuevo presupuesto esto es lo que le seguirá ocurriendo a muchas empresas ya que el Estado decide a quien darle y a quien no. Fácilmente puede ser más importante la importación de manuales para cultivos hidropónicos que papel de periódico. ¿Por que no? Para el país es prioritario lo que el gobierno diga, no sus ciudadanos.

Para uno de los temas que más interés levanta ya que es quizá lo más tangible de manera directa es en cuanto al famoso “cupo viajero”. Vale destacar un par de cosas. La primera, que Ramírez lo utilizó como una excusa para devaluar, intentando esconder una corrupción gigantesca, ineficiencia y fracaso de un modelo gubernamental solamente posible con altos precios del barril.  La segunda es igual de alarmante pues al reducir la asignación de 8.000 millones de dólares a 5.000 millones de dólares, implica que le quita el derecho a 1.200.000 venezolanos de viajar obteniendo sus divisas de manera legal. Profundicemos:

Si tenemos 8.000.000.000 dólares y asumimos un cupo de 2.500$ por persona (Tarjeta de Crédito + Efectivo) entonces al dividirlo vemos que un total de 3.200.000 personas pudiesen viajar con divisas legales. Si hacemos la misma operación (5.000.000.000/2.500) veremos que sólo 2.000.000 de personas pueden viajar con divisas legales. Es decir, el Estado venezolano le ha quitado la posibilidad de viajar a 1.200.000 venezolanos. En estos momentos siempre es oportuno recordar que nuestro país tiene 20% de las reservas petroleras del mundo (las mayores) por lo que sí tenemos una riqueza potencial en el subsuelo.

Espero este breve texto haya sido de utilidad para comprender un poco más sobre la devaluación.

Aquí un par de enlaces útiles:

http://www.elmundo.com.ve/noticias/actualidad/noticias/devaluacion-para-personas-naturales–segun-analist.aspx

http://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/politicas-publicas/ramirez-asegura-que-optimizaran-tramites-para-soli.aspx