Tags

, , ,


Se dice que los pensamientos y cambios de una sociedad se ven reflejados en su legislación. Es así como vemos que en sociedades que catalogamos cómo menos “conservadoras”,existe legislación para el matrimonio igualitario, por ejemplo. Ahora bien, los cambios en nuestras maneras de vivir también se ven reflejados en la legislación, incluyendo también a los Derechos Humanos.

internet_censorship_in_china_608339Es quizá la masificación del Internet uno de los mayores -sino el mayor- causante de cambios en nuestra manera de vivir en lo que va de milenio. Los cambios los vemos en casi todos los aspectos de nuestras vidas. Sin embargo, este texto se enfocará en aquellos que tienen incidencia directa sobre algunos Derechos Humanos.

El internet es la herramienta de acceso a la información más poderosa con la que cuenta la humanidad. Es un lugar donde todos los ciudadanos somos iguales, tenemos acceso a la misma información y no existe ningún tipo de discriminación. Cuando hace 20 años encontrar una ley, una imagen o en general cualquier información podía ser un proceso largo, costoso y complejo, hoy está al alcance de un clic para cualquier ciudadano en el mundo. Los horizontes informativos se han multiplicado y la cantidad de información disponible ha pasado de quizá una enciclopedia o un periódico a miles de páginas web con información -para fines prácticos- infinita.

Más aún, el propio internet ha ido evolucionando y actualmente supone una plataforma elemental para el ejercicio de la libertad de expresión ya que permite a cualquier ciudadano expresarse a través de sus comentarios y/o artículos en portales informativos, su propio blog, redes sociales, correo electrónico y un sinfín de posibilidades que ofrece la web.

Ahora bien, ¿por qué la Organización de Naciones Unidas (ONU) decide declarar el acceso al internet como un Derecho Humano? Pues así como las herramientas para aumentar y masificar el ejercicio de nuestras libertades avanzan rápidamente, los Estados avanzan en su capacidad de restringirlas con casi igual velocidad. Esto ha sido el caso en varios países donde al enfrentar crisis sociales y/o políticas, el Estado decide limitar o eliminar el acceso a internet y con ello, mantener a miles de personas sin acceso a la información o eliminando la posibilidad de que se puedan expresar libremente o comunicarse entre ellos, ya que el Internet también supone una vital fuente para realizar convocatorias a manifestaciones y de comunicación. Cuando los gobiernos deciden, por ejemplo, bloquear algunas páginas de internet por tener posiciones e ideologías contrarias al Estado o bloquear la capacidad de que los usuarios de la red social twitter puedan publicar o descargar fotos, supone una grave violación a la libertad de expresión.

Es por ello que en mayo de 2011, el relator especial de la ONU para la promoción y protección de la libertad de expresión y opinión, emite un reporte detallado sobre las violaciones a los derechos de libertad de expresión, desarrollo y otros derechos humanos realizado por varios Estados y recomienda adoptar el acceso a internet como un derecho humano, recomendación aceptada que nos permite afirmar que el acceso a internet es actualmente un derecho humano (Buscar la resolución de la ONU A/HRC/17/27 para mayor detalle).

La razón fundamental para considerar el acceso a internet como un derecho humano radica en el carácter de facilitador que tiene para asegurar o contribuir con otros derechos humanos tales como el derecho a la libertad de expresión o al desarrollo. Por ejemplo, en situaciones donde el Estado reprime manifestaciones y tiene control (directo o indirecto) sobre los medios de comunicación social tales como la televisión o la radio, es en el internet donde aquellas víctimas de violaciones de Derechos Humanos pueden expresarse libremente, sin ningún tipo de censura y mostrar documentación gráfica, escrita o en audio que pueda informar al resto de los ciudadanos sobre una situación irregular.

Bloquear el internet, parcial o totalmente, implica que existirán voces que jamás serán escuchadas, leídas, difundidas y que aquellos organismos o personas que han violado derechos humanos pueden pasar en el anonimato sin sufrir sanción siquiera social por sus hechos. El acceso al internet garantiza que cualquier persona se pueda informar de lo que quiera, cuando quiera y de la fuente que prefiera sin ningún tipo de restricción y le permite expresarse libremente.

Una vez comprendida la importancia del acceso a internet, se deben discutir necesariamente condiciones de calidad y accesibilidad. Es cada vez más aceptado entre las naciones la obligación de los Estados de garantizar no sólo que no se restrinja el acceso a internet sino también que se garantice su acceso a aquellas personas sin suficientes recursos para contratar el servicio y que el servicio sea de calidad.

El internet es de las pocas herramientas que permitan que todos los ciudadanos seamos iguales y tengamos las mismas posibilidades, sin importar religión, género, estatus socioeconómico o ideología política, donde la información es pública y accesible a todos por igual.